Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | consultaenpositivo@gmail.com

Cómo superar los sentimientos de inferioridad

Cómo superar los sentimientos de inferioridad

Casi todo el mundo conoce a alguien que no confía en sí mismo y se compara demasiado con otros, llegando a sentir que no están a la altura y desarrollando una falta de autoestima que les lleva a tener dificultades para lograr sus metas y relacionarse con los demás.

Esta es la sensación de inferioridad de las personas que no son capaces de creer en sí mismas y que creen que los demás siempre les superan en cualquier aspecto. Todas estas personas, así como quienes han tenido esta sensación en el pasado, oyen continuamente una voz interior que les dice que no pueden hacer las cosas, y que no hay nada más que puedan hacer porque ellos son así. La consecuencia de este sentimiento es que las malas experiencias les llevan a estancarse.

5 pasos para superarlo
Vencer a esa sensación de inferioridad (especialmente si se ha convertido en un complejo) es algo que depende de uno mismo y de nadie más. Una vez entendido esto, hay ciertos consejos que ayudan a lograrlo.

  • Aceptación. Cada uno debe aceptar tanto su vida como las circunstancias que se dan en ella. Hay que identificar qué es eso que provoca la sensación de inferioridad y el malestar, para así ser consciente y trabajar en aquello en lo que se deba mejorar
  • Ser consciente de las virtudes. Todos tenemos capacidades, cualidades y virtudes, aunque a veces nos cueste verlas. Hay que anotarlas en una lista y tenerlas en algún sitio donde las podamos ver cada día, prestarles atención y dedicar nuestros recursos a mejorarlas, ya que son algo que nos puede resultar MUY valioso.
  • Relativizar las cosas negativas. No hay que darles a los comentarios negativos sobre nosotros más importancia de la que de verdad tengan, por lo que debemos pensar en cuánto de cierto hay en ellos y, de ser ciertos, ser conscientes de que nadie es perfecto y que todos podemos mejorar aquello en lo que fallamos.
  • Enfrentarse a la vida. Todos encontramos dificultades y obstáculos casi diariamente. Hay que afrontarlos, ser capaces de tomar decisiones importantes (y en ocasiones difíciles), dejarnos ayudar cuando lo necesitemos y aprender de cada experiencia que vivimos. No hay nada más negativo que la pasividad, y plantar cara a la vida nos traerá recompensas.
  • Autoestima. Es fundamental valorarse como persona y luchar por lo que se quiere lograr. Para eso debemos trabajar en nuestra autoconfianza, con calma, y a medida que mejore nuestra seguridad se nos abrirán puertas que no esperábamos.

En ocasiones, la persona se siente constantemente despreciada, y tener el valor de superar la situación por sí misma se le hace mucho más difícil. En estos casos puede ser de mucha ayuda recurrir a los consejos un especialista para poder salir de ello y seguir adelante.

Leave a comment

Your email address will not be published.