Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | consultaenpositivo@gmail.com

Ocho indicios de la adicción a las redes sociales

Ocho indicios de la adicción a las redes sociales

No se puede negar que las redes sociales son un recurso extremadamente útil tanto para los usuarios particulares, a los que proporciona unas posibilidades de comunicación instantánea excelentes, como para las empresas y marcas, que pueden utilizarlas como canal de comunicación y marketing.

Pero al igual que ocurre con otras adicciones, actualmente la sociedad también se enfrenta a la adicción a Internet y las redes sociales. Vamos a ver una serie de señales que nos pueden ayudar a identificar esta adicción. Pueden ser indicios de que hay un problema y que la utilización de las redes sociales son algo obsesivo.

Como siempre, uno solo de estos indicios no es suficiente para considerar que existe una adicción, ni tampoco la existencia de un par de ellos que se dan de manera ocasional. Pero si ocurre con demasiada frecuencia y/o se dan al menos cuatro de estas señales, entonces hay que plantar cara al problema.

  • Las redes sociales, antes que nada. Es lo primero que se hace tras despertarse, antes incluso de ir al baño o desayunar. No hay nada más importante que comprobar lo que ha ocurrido mientras se estaba durmiendo.
  • Fotos de todo, todo el rato. Hacer fotos es una obsesión, con el objetivo de compartir más y más, y que sean mejores cada vez. Esto, además de ser un problema, puede molestar a otras personas.
  • La pesadilla de no tener wifi ni datos. Cuando se está en un lugar sin cobertura de datos ni wifi disponible, surge la preocupación y el nerviosismo.
  • Imaginar notificaciones. La persona se jura a sí misma que ha sonado una notificación en el teléfono, que la ha escuchado perfectamente, pero cuando comprueba el móvil no hay nada nuevo.
  • No existen otras formas de ocio. Se está tan pendiente de las redes sociales que se olvida haber quedado con los amigos o que iba a empezar la serie de televisión favorita.
  • Quiero más y más Likes. El número de Likes se convierte en una obsesión y se está pendiente en todo momento de si hay más. Los “Me gusta” no son suficientes y siempre se quiere y se espera recibir Likes nuevos.
  • No puedo vivir sin redes sociales. La idea de estar un día completo sin acceso a ellas es algo que no se puede ni imaginar, de manera que se evitan las salidas o las actividades en sitios en los que no hay cobertura de datos móviles ni wifi.
  • Yo quiero tener un millón de amigos. Cuando se envía una solicitud nueva de amistad, se comprueba todo el rato si se ha aceptado, y de no ser así o tardar, el usuario se siente irritado y molesto.

Leave a comment

Your email address will not be published.