Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | consultaenpositivo@gmail.com

Consejos para que el final de las vacaciones no cause ansiedad

Consejos para que el final de las vacaciones no cause ansiedad

Septiembre suele coincidir para mucha gente con el final del periodo vacacional. Esto no sólo supone volver a trabajar, sino también recuperar una rutina que hemos dejado de lado y a la que nos cuesta volver, y en ocasiones esto hace que aparezca lo que se conoce como síndrome postvacacional.

¿Qué es exactamente este síndrome? Esa definición indica una serie de síntomas que se presentan de manera combinada, y alguno de ellos son la desgana, el cansancio, la falta de sueño y la irritabilidad.

Esto puede explicarse analizando la manera en que las personas se toman las vacaciones. Este periodo son unos días de descanso merecido para las personas que trabajan, obtenido mediante una serie de reivindicaciones históricas. Pero esta idea se ha ido difuminando y, desde un punto de vista diferente, las vacaciones también pueden acercarse a una vida “partida en dos”. Este periodo ya no se toma como una recompensa merecida sino como un paréntesis, como si la vida fuera de las vacaciones fuera una vida muy diferente o simplemente algo que no existe. El problema puede estar en ver la vida con vacaciones y sin ellas como si fueran dos cosas muy diferentes.

Y por ello, el querer cruzar la línea que separa una de otra puede a veces ser algo muy difícil de lograr. Esta adaptación de nuevo a la rutina diaria puede quitarnos tanta energía que no es extraño que una persona se diga a sí misma “esto no es vida” o “necesito otras vacaciones”.

Hay algunas maneras de hacer frente a este problema de manera que la vuelta al día a día se haga menos “dura”. Una de estas maneras es pensar en todo aquello que pueda hacer que mantengamos un estilo de vida que nos deje un tiempo para descansar y para el ocio durante la rutina laboral diaria.

Otros consejos para que se nos haga más fácil el final de las vacaciones son:

  • No dejar la vuelta para última hora e intentar estar de vuelta con un par de días de antelación para que la mente se haga a la idea de lo que se avecina.
  • No intentar retomarlo todo de una vez. Esto sólo aumentará el nerviosismo.
  • Intentar ponernos retos concretos al volver al trabajo, estableciendo objetivos a corto plazo que, una vez logrados, nos hagan sentir satisfechos.
  • Buscar momentos para el relax durante las jornadas de trabajo de la semana para que el fin de semana tenga que actuar como válvula de escape para la sobresaturación que nos hemos autoimpuesto.
  • Hacer ejercicio de manera moderada. Esto no sólo está dirigido al bienestar físico, sino también mental. Pero no tenemos que hacerlo de golpe y en exceso.
  • Llevar una buena dieta nos hará tener más y mejor energía.
  • Recordar que incluso volver al trabajo tiene cosas buenas.

Leave a comment

Your email address will not be published.