Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | consultaenpositivo@gmail.com

La depresión por infidelidad y cómo evitarla

La depresión por infidelidad y cómo evitarla

Está claro que las relaciones amorosas no siempre terminan bien, así como que un desengaño amoroso puede provocar depresión, especialmente si la causa es una infidelidad. La traición de la persona amada puede ser tan dolorosa que nos haga perder las ilusiones y hundirnos.

Por tanto, hay que prestar mucha atención a las decepciones sentimentales, ya que pueden llegar a destruir la autoestima de una persona y provocar un trastorno tan grave como una depresión.

Al igual que hay muchas personas que superan las rupturas con facilidad, que saben manejar el desamor mejor o bien que a base de haber sufrido desengaños son insensibles a esta clase de dolor, hay personas a las que las infidelidades pueden causarles un serio daño emocional. Pensar que nuestra pareja no nos quiere tanto como pensábamos, que nos ha traicionado tanto a nosotros como a nuestra confianza, y que quien para nosotros era lo más importante prefiere estar con otra persona no sólo afecta a nuestro ego, sino que se clava como una estaca en nuestra base afectiva y emocional.

Cuando se descubre una infidelidad, todos los principios emocionales sufren un cambio. Las cosas no son como pensábamos y se tiene que construir el propio equilibrio emocional desde el principio. Esto es algo difícil que, dependiendo de las circunstancias de la persona en ese momento, pueden provocar una depresión que puede ser muy grave.

Cómo evitar la depresión tras una infidelidad
Imaginar la sensación de frustración, impotencia, desengaño, culpa, angustia y tristeza que se produce tras sufrir una infidelidad no es difícil. Y no lo es porque nadie puede imaginar o esperar ese tipo de traición por parte de alguien a quien hemos entregado nuestra confianza. Esto hace que la depresión provocada por una infidelidad necesite, al igual que otras, seguir un tratamiento.

Pero para superar la depresión surgida después de una infidelidad hay que cambiar tanto la idea que se tiene de la relación de pareja como del amor, de manera que se logre un equilibrio entre el entregarnos al amor y dejarnos llevar y el ser conscientes de que nada dura eternamente y que durante la vida sólo podemos contar con nosotros mismos.

No se trata de desconfiar de todo el mundo ni de ser escéptico a la hora de mar, sino de tener la fuerza suficiente para que un desengaño sentimental, llegue o no por una infidelidad, no nos hunda. Tenemos que saber crecer como un ente individual, una persona, y no como parte de una pareja, pero poder disfrutar de la vida en pareja y del amor al mismo tiempo.

Leave a comment

Your email address will not be published.