Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | consultaenpositivo@gmail.com

El ejercicio ayuda a los músculos de la mente

El ejercicio ayuda a los músculos de la mente

Todos conocemos cómo la práctica de ejercicio fortalece al cuerpo, pero de acuerdo con ciertas investigaciones realizadas tanto en animales como en personas, puede que también fortalezca la mente.

Según estudios realizados utilizando ratones, hay pruebas del aumento de suministro de sangre al cerebro gracias al ejercicio. El estudio se realizó permitiendo a un grupo de ratones utilizar la rueda giratoria durante una hora al día, mientras a otro grupo se le permitía utilizar una rueda de andar. Tras un mes, en ambos grupos se pudo apreciar un suministro mejor de sangre al cerebro, mientras que en un grupo de ratones sedentario no se produjo ningún aumento de este tipo.

Cuando aumenta el suministro de sangre al cerebro, aumenta la cantidad de energía y oxígeno que recibe, y eso hace que el desempeño sea mejor.

El mismo estudio hizo que un grupo de ratones aprendiera a recorrer un camino en el que había obstáculos. Se trata no de una tarea física, sino de aprendizaje, lo que hizo que en los cerebros de estos animales desarrollaran más conexiones neuronales.

Las conclusiones de este estudio apuntan a que, al combinarse el ejercicio físico con el aprendizaje en la práctica deportiva, tanto las conexiones neuronales como el suministro de sangre aumentan y mejoran.

En seres humanos se han realizado pruebas cuyos resultados indican que, cuando están envejeciendo, las personas mantienen sus capacidades cognitivas si se mantienen en forma. Algunos de estos estudios han comprobado que las personas mayores que se encuentran físicamente más activas tienen un mejor desempeño en tareas de tipo cognitivo como la memoria, el vocabulario, el tiempo de reacción y el razonamiento que las personas de la misma edad que son más sedentarias.

Diferencias similares se han podido comprobar entre personas jóvenes que hacen ejercicio y personas jóvenes que son sedentarias, pero en estos casos existen variaciones entre los resultados de los estudios.

Por último, todos los investigadores coinciden en avisar sobre la limitada área de efecto que tiene el ejercicio, y es que ese efecto se pierde en el momento en que se deja de hacer ejercicio.

Leave a comment

Your email address will not be published.