Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | consultaenpositivo@gmail.com

Autoestima: Si te gustas a tí mismo gustarás a los demás

Autoestima: Si te gustas a tí mismo gustarás a los demás

La autoestima y la autoaceptación son dos aspectos claves para cuidar de nuestra propia imagen, y uno de los cuatro pilares en los que se apoya la autoestima es la imagen que cada uno tenemos sobre nosotros mismos. Por tanto, nuestra imagen debe gustarnos, debemos aceptar nuestra apariencia, y debemos saber si hay algo de nuestro aspecto que querríamos cambiar.

A la hora de aceptar la propia imagen, a menudo suele influir en gran medida la moda actual. En la época en las que Goya pintaba sus majas, estas solían tener la piel muy blanca, nariz grande y solían ser mujeres “entradas en carnes”. Esa era la moda en aquel momento, mientras en la actualidad la sociedad da mucha importancia a la delgadez (sobre todo en lo relacionado con la moda).

La autoestima y la belleza
La belleza es subjetiva, de manera que aquello que para una persona es hermoso, puede ser horrible para otra. Y tener un criterio de belleza propio no sólo es normal, sino que además es sano. Como se suele decir, las comparaciones son odiosas, y si nos ponemos a compararnos con un actor atractivo o con una modelo famosa, seguro que salimos perdiendo.

Pero en lugar de fijarnos en las virtudes de los demás, debemos fijarnos en nuestros propios puntos fuertes. Es habitual dar demasiada importancia a pequeños defectos en nuestra apariencia que para los demás casi siempre pasan desapercibidos. Y, si lo pensamos detenidamente, es posible que nos demos cuenta de que es una seña de identidad. La forma de nuestros ojos, o de nuestra nariz, puede ser algo que forma parte de nuestro encanto.

Por eso, si nos sentimos cómodos con nosotros mismos nos mostraremos seguros ante los demás. ¿Cuántos de nosotros conocemos a alguien que, a pesar de no tener un atractivo especial, se llevan de calle a la gente? El motivo es la seguridad en sí mismos que muestran, su autoestima y su autoaceptación, que les hace mostrar alegría y seguridad.

No hay que adaptarse a la moda, sino hacer que ésta se adapte a nosotros. No estamos obligados a llevar un tipo de ropa que se haya puesto de moda simplemente “porque sí”, y puede que dicha ropa a nosotros no nos quede bien. Debemos llevar la ropa que a nosotros nos guste.

Y nunca hay que autocriticarse duramente, sino ser condescendientes con nosotros mismos. Puede que físicamente no seamos la persona más atractiva del mundo, pero seguro que tenemos un pelo precioso o una sonrisa encantadora.

Nuestra actitud y nuestra persona son lo que transmiten atractivo. Si nos gustamos a nosotros mismos, gustaremos a los demás.

Leave a comment

Your email address will not be published.