Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | consultaenpositivo@gmail.com

El sedentarismo aumenta los casos de ansiedad

El sedentarismo aumenta los casos de ansiedad

La relación entre el ejercicio físico y la salud, así como sus beneficios, está fuera de toda duda. No sólo por una simple cuestión visual, ya que cualquier persona que lleve una vida sedentaria tendrá una peor forma física conparada con alguien que hace ejercicio. En este aspecto hay miles de estudios que lo corroboran.

Pero para demostrar también el efecto del sedentarismo en nuestra salud mental, entre los muchos estudios podemos observar el que llevaron a cabo Megan Teychenne, Kate Parker y Sarah A.Costigan, que investigaron el aumento que se produce en los casos de ansiedad cuanto mayores son los hábitos sedentarios.

El crecimiento del sedentarismo en los últimos años, principalmente debido al cambio de hábitos que han provocado las nuevas tecnologías, ha provocado lo que las autoras del estudio pudieron descubrir, y es que el número de casos de ansiedad entre las personas que han adoptado los nuevos hábitos sedentarios es mucho mayor que el de las personas que realizan actividades físicas, especialmente cuanto mayor es el tiempo que se pasa frente al ordenador, las videoconsolas o la televisión.

El estudio también arrojó un dato negativo con el que las especialistas no contaban: aunque se centraron en demostrar la relación entre la vida sedentaria y la ansiedad, pudieron comprobar también que estos hábitos sedentarios también están relacionados con un alto incremento de los casos de depresión.

Y un dato más que se suma a los efectos negativos y que tampoco entraba en los planes iniciales del estudio es que las nuevas vías de sedentarismo, además de afectar a la salud física e incrementar el riesgo de padecer depresión y ansiedad, también llevan a la pérdida de capacidad de comunicación y al aislamiento social.

Un dato importante que hay que destacar es que todo esto se da en un porcentaje mayor entre las personas más jóvenes, que son las que más tiempo suelen pasar con este tipo de actividades. Estos hábitos, desde hace un tiempo, se han venido dando cada vez más entre la gente, pero especialmente en la última década han sido los niños y los jóvenes los que se han apuntado cada vez más a utilizar las nuevas tecnologías de manera irracional.

En el caso de los jóvenes y los pequeños, es muy importante que aprendan a utilizarlas de una manera equilibrada y constructiva, así como inculcarles costumbres sanas como jugar con los amigos, hacer deporte y pasear.

Aunque es necesario avanzar en este tipo de estudios (que aún son escasos) para conocer completamente el alcance del nuevo tipo de sedentarismo, de momento hay motivos más que suficientes para alarmarse y para trabajar en revertir esta tendencia que, por desgracia, está cada vez más extendida.

Leave a comment

Your email address will not be published.