Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | consultaenpositivo@gmail.com

La Navidad y sus efectos psicológicos

La Navidad y sus efectos psicológicos

Tradicionalmente, la Navidad ha sido la época festiva más esperada por las personas durante todo el año. Estas fiestas han sido relacionadas siempre con felicidad, alegría, convivencia familiar y emociones positivas, y las condiciones para que el final del año sea una época de eventos agradables son muy propicias.

Pero para muchas otras personas la Navidad puede ser una época en la que las emociones negativas y los conflictos reprimidos salen a la luz, como echar de menos a las personas que se han marchado de nuestras vidas, a las que hemos perdido, y eso hace que la nostalgia y la impotencia no puedan contenerse, de manera que no se siente la misma emoción, excitación y alegría que supuestamente deben reinar en estas fechas.

La época navideña está muy idealizada actualmente, considerándose días en los que la alegría es la emoción principal y los actos de reconciliación y generosidad se suceden. Pero esto también es un caldo de cultivo para la frustración, que surge cuando alguien ha esperado demasiado de sus allegados o cuando alguien no ha correspondido a lo que se esperaba de ellos. Además, la oportunidad de dar y recibir un regalo ha hecho que mentalmente muchas personas hagan listas de cosas que desean recibir, haciendo de esta manera que el regalo esté cuantificado en cierta manera, y al mismo tiempo minimizando esa ilusión de dar una sorpresa con un regalo que se ha hecho pensando en las características afectivas y personales, que sería significativo.

Esto último es el origen de la idea de que las Navidades son una época comercial y material (como le ocurre también al día de San Valentín), enfocando la economía a una competitividad que se intenta satisfacer.

Lo importante es darle a la festividad de la Navidad un significado íntimo personal, de manera que se evite la presión y la decepción ante las expectativas sociales no alcanzadas. En muchas ocasiones podemos estar rodeados de allegados que no están pasando por su mejor momento pero no quieren exteriorizarlo, y hay que tener en cuenta que estas fechas el incremento de índices de depresión es mayor que en otras épocas del año, por lo que debemos respetar las emociones de los demás.

Es importante hacer balance real de aquellos elementos cuando estamos frente a personas que son importantes para nosotros, y así propiciar que los días de Navidad sean de verdad alegres y felices.

Leave a comment

Your email address will not be published.