Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | consultaenpositivo@gmail.com

Qué es el Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad

Qué es el Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad

La Hiperactividad, también conocida como Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad o por sus siglas TDAH, es un problema de tipo psiquiátrico que afecta a la capacidad de la persona a la hora de regular la propia actividad, además de su atención y su impulsividad.

Es un trastorno que comúnmente se asocia a los niños, pero que no es extraño encontrar también en personas adultas.

Las características principales de este trastorno son las siguientes:

  • Hiperactividad: El niño se mueve excesivamente, se pone a saltar o a correr en momentos inapropiados, no se puede quedar quieto y habla excesivamente,.
  • Falta de atención: Tiene dificultades para prestar atención o concentrarse en detalles, evita llevar a cabo tareas que requieran de un esfuerzo mental sostenido, le resulta difícil organizar actividades o tareas, y se distrae incluso con cosas totalmente irrelevantes.
  • Impulsividad: Le resulta muy difícil esperar su turno, se entromete en las actividades de otros o las interrumpe, y responde precipitadamente.

Cómo son los niños hiperactivos
Un niño con trastorno de hiperatividad no presta atención en clase, interrumpe e incordia constantemente y no para de moverse. Además, se distrae con cualquier cosa u no es capaz de planificar nada. Hace lo primero que se le pasa por la cabeza sin preocuparse de las consecuencias, lo que les lleva en ocasiones a tener algún tipo de accidente. En su rendimiento escolar no progresa de manera adecuada, y eso le hace sentir fracasado muy a menudo.

Al tender a pelearse con otros niños con facilidad, recluirse y tener pocos amigos, no suelen invitarles a fiestas u otros eventos similares.

Estos niños no son menos inteligentes que los demás. Lo que ocurre es que su cerebro no trabaja de la manera en que debería hacerlo.

Causas de la hiperactividad
El Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad solía achacarse a la pereza del niño o a problemas que hubiera en su entorno familiar. Pero lo cierto es que los divorcios, separaciones, problemas familiares o nacimientos de hermanos menores no son causa de la aparición de este trastorno, ni los cambios de colegio ni las actitudes perezosas, ni siquiera que los padres pasen demasiado tiempo fuera de casa.

El origen de la hiperactividad es biológico, provocada por una disminución de la actividad en la zona cerebral encargada de controlar la impulsividad y planificar. En el 75% de los casos esta disfunción es genética, hereditaria, y en otros casos puede estar provocada por un peso bajo al nacer o por los efectos del alcohol o la nicotina consumidas por la madre durante el embarazo.

Cómo puede tratarse
A los niños con hiperactividad se les suele recetar Ribufren (Metilfenidato), que es un medicamento estimulante que ayuda a controlar la impulsividad, mejorar la atención y concentración, y disminuir la hiperactividad. Este medicamento tiene unos efectos secundarios leves que pueden ser retraso en el sueño o pérdida de apetito. Pero este fármaco es sólo una parte del tratamiento, que debería complementarse con la ayuda de un psicólogo y, especialmente para enseñar a los padres la mejor manera de tratar a su hijo hiperactivo.

La intervención en el colegio también es muy importante, ya que a pesar de que estos niños no sean menos inteligentes que el resto, necesitan que se les den las instrucciones de manera diferente.

Consejos para los padres
Los padres de niños hiperactivos deben buscar la ayuda de un especialista. Pero mientras no la tienen, deben establecer reglas claras en casa (no es suficiente decirle que sea ordenado, sino que hay que decirle que recoja esos juguetes), definir rutinas, aumentar la disciplina, motivar al hijo, mejorar el orden en el hogar y ayudarle a terminar sus tareas.

Leave a comment

Your email address will not be published.