Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | consultaenpositivo@gmail.com

Anticipar las tentaciones puede evitar que caigamos en ellas

Anticipar las tentaciones puede evitar que caigamos en ellas

De acuerdo con un estudio que se llevó a cabo con participantes a los que se tentaba a actuar sin ética, aquellos que anticiparon el caer en dicha tentación resultaron ser menos propensos a ceder a ella, mientras que los participantes a los que no se dio la oportunidad de pensar en el futuro sí tendían a ceder. Estos resultados ofrecen diferentes ideas sonre la razón por la que hay personas que en lugar de resistirse a caer en alguna tentación poco ética, ceden a ella.

En palabras del profesor asistente del comportamiento organizacional de la Universidad de Rutgers, Oliver Sheldon, quien fue el autor principal del estudio, “La gente tiende a pensar que las personas malas hacen cosas malas y las buenas hacen cosas buenas, y que los comportamientos poco éticos son algo exclusivo de ciertas clases de personas. Sin embargo, la mayoría de las personas se comportan en ocasiones de manera deshonesta, y de manera frecuente esto está más relacionado con la situación concreta y con la manera en que las personas ven su propio comportamiento poco ético”.

Durante la investigación se llevaron a cabo una serie de experimentos en los que se preparó a un grupo de participantes para una tentación futura y a otro grupo no se les preparó. Los del primer grupo, además de mostrarse menos propensos a caer en la tentación, también mostraron una menor tendencia a apoyar el comportamiento poco ético que aportaba una satisfacción más rápida.

Sheldon añadió que “El autocontrol o la falta del mismo puede ser uno de los factores que expliquen por qué gente que generalmente es buena hace ciertas cosas no tan buenas. Si una persona quiere evitar un comportamiento que pueda no ser ético, anticipar la posible tentación y considerar la manera de actuar frente a ella puede ser útil”. Finalmente, afirmó que “Teniendo en la mente cómo uno entra a las situaciones potencialmente tentadoras puede ser una buena ayuda para que la gente resista la tentación de actuar de manera poco ética”.

Cuáles son las tentaciones a las que más nos cuesta resistirnos
Entre las tentaciones más difíciles de resistir se encuentran aquellas relacionadas con la diversión y el trabajo. De hecho, en una investigación de la Universidad de Chicago se demostró que esos actos impulsivos que más nos cuestan resistir son los que tienen que ver con chequear el correo electrónico, ver las actualizaciones de las redes sociales, mirar el teléfono móvil o tumbarnos en el sofá. Dicho estudio también comprobó que los deseos que las personas sienten de manera más intensa son los relacionados con el sexo y el dormir. Y los que generan un deseo más débil, aunque puedan sorprender considerando lo adictivos que son, son los relacionados con el alcohol y el tabaco.

Leave a comment

Your email address will not be published.