Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | consultaenpositivo@gmail.com

Causas de la hiperactividad o TDAH

Causas de la hiperactividad o TDAH

Aunque el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad o TDAH es un problema que padecen muchas personas y ha sido objeto de diversos estudios, lo cierto es que a día de hoy sus causas son inciertas. La complejidad y heterogeneidad de este trastorno neurológico hace que no se pueda explicar mediante una única causa, sino por una combinación de factores ambientales y genéticos.

Factores de tipo genético
Diferentes estudios llevados a cabo en familias, niños adoptados y hermanos gemelos han concluído que los genes tienen un importante papel a la hora de transmitir este trastorno, de manera que el 76% de sus causas pueden achacarse a la genética.

De acuerdo con estas investigaciones, en los familiares de personas que padecen TDAH las probabilidades de desarrollarlo son 5 veces mayores que en las personas que no tienen estos antecedentes familiares. Además, otros estudios han comprobado que el TDAH se da con una frecuencia mayor en familiares biológicos de personas afectadas que en los que son adoptados.

Genética molecular
Aunque no se ha desarrollado en profundidad la investigación del TDAH y de la genética molecular, las investigaciones realizadas al respecto han constatado una relación entre este trastorno y ciertos genes, de manera que se ha asociado al TDAH con los cromosomas 4, 5, 6, 8, 11, 16 y 17.

Así mismo, se han podido identificar 8 genes de los que 7 de ellos tienen relación estadística con este problema.

Factores de tipo ambiental
Hay ciertos factores que se han relacionado con el riesgo de padecer TDAH, especialmente a lo largo del embarazo, durante el parto, y después del mismo. Estos factores ambientales son nacer prematuramente, sufrir encelopatía hipóxico-isquémica (provocada por un descenso en el aporte de oxígeno o en el flujo sanguíneo cerebral), el consumo de alcohol y/o tabaco durante el embarazo o pesar poco al nacer. También influyen el consumo durante el embarazo de drogas como heroína o cocaína, sufrir exposición intrauterina a sustancias como el zinc y el plomo, padecer infecciones en el sistema nervioso central, experimentar situaciones psicosociales adversas, o sufrir algún traumatismo craneoencefálico en la infancia.

No se considera que los factores psicosociales tengan una influencia crítica en el TDAH, aunque sí se considera que juegan un papel, de manera que algunos estudios se han centrado en factores familiares como los problemas matrimoniales, el estrés o trastornos de tipo psicopatológico de los progenitores, así como en la interacción que se da entre los padres y los hijos.

Leave a comment

Your email address will not be published.