Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | consultaenpositivo@gmail.com

3 consejos para que toleres mejor la frustración

3 consejos para que toleres mejor la frustración

La frustración es un estado emocional inevitable. Nos ocurre a todos, y es algo natural. Pero puede manejarse e incluso aprender a vivir tolerándola. La tolerancia a esta emoción es algo que puede aprenderse, entrenarse y mejorarse.

Por qué sentimos frustración
La frustración surge cuando se gestionan de manera negativa los sentimientos que afloran al vivir una situación de estrés. Depende de la persona, de sus experiencias y de las propias circunstancias, y por tanto a unas personas les afecta más y a otras menos. No todo sale siempre como uno desea, algunas cosas simplemente ocurren sin ser culpa de nadie y sin poder evitarlo. Por eso, cuando las cosas no van como esperábamos o hay algo que no podemos entender es mejor dejar de lado la negatividad, la culpabilidad y el pesimismo. El decaimiento, el enfado y la ira son los caminos más rápidos para sentir frustración.

Pero la vida es muy corta para dejarse llevar por la frustración. Por ello, vamos a ver 3 consejos útiles para saber manejarla.

  • Meditar. Es cierto que sólo uno mismo sabe por lo que está pasando, pero la frustración lleva al conformismo y a arrojar la toalla. Meditar es un poderoso recurso del que podemos sacar provecho.
  • Aceptación. Tenemos que querernos siempre con nuestras virtudes y defectos, y saber ser indulgentes con nosotros mismos. Si aceptamos defectos que tienen los demás, ¿por qué no hacemos lo mismo respecto a nosotros? No debemos ser demasiado autoexigentes.
  • Plantarle cara. La frustración, como hemos dicho, es inevitable. Y si nos obsesionamos con alejarla, lo intentará con más fuerza. Todos podemos fallar, y eso no significa que fracasemos y que no podamos tener el control de nuestra vida. Tomando las riendas mejoraremos nuestra tolerancia a la frustración y no nos preocuparemos tanto porque podremos manejarla y lograr que, aunque forme parte de nuestra vida diaria, no llegue a condicionarnos.

Leave a comment

Your email address will not be published.