Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | consultaenpositivo@gmail.com

Cómo beneficia el pensamiento positivo a nuestra salud

Cómo beneficia el pensamiento positivo a nuestra salud

Todos sabemos que es mejor pensar de manera positiva que quedarse estancado en pensamientos negativos de aquello que sucede. Y son muchos los psicólogos que no dudan en afirmar que pensar en positivo beneficia enormemente a la salud al igual que, en el lado opuesto, los pensamientos negativos producen el efecto contrario y nos debilitan cuando tenemos una enfermedad, haciendo que la recuperación se retrase.

Por eso es fundamental ver las cosas desde un lado positivo, con una visión optimista que nos haga sacar más provecho a nuestra vida.

Los beneficios en la salud del pensamiento positivo

  • Ayuda a encarar el desánimo. Está comprobado que pensar de manera pesimista es un factor principal en la tristeza. Y para mejorar la manera de pensar el primer paso es cambiar nuestros patrones de pensamiento. Al hacerlo podemos mejorar nuestro estado de ánimo en pocos días, aunque esto es algo que depende también de la situación. Muchos expertos coinciden en que esta es una de las claves para evitar caer en una depresión.
  • Vivimos más. En otros estudios se ha podido comprobar que las personas positivas son menos propensas a padecer hipertensión o diabetes, lo que favorece vivir más tiempo. Así mismo, las personas que sufren enfermedades graves mejoran su estado si tienen pensamientos centrados y positivos, así como sentido del humor.
  • Encaramos mejor las situaciones. Una actitud positiva ayuda a relativizar la importancia de las cosas, por lo que mejorar nuestro pensamiento ante acontecimientos de importancia vital es fundamental para cambiar nuestro estado de ánimo.
  • El sistema inmunitario se ve fortalecido. Si pensamos de manera constante en todo lo malo que puede suceder, nuestro organismo se debilita. Esto ha sido comprobado en estudios que han podido observar la relación entre las emociones negativas y el incremento de la actividad en zonas determinadas del cerebro que provocaban un debilitamiento de la respuesta inmunológica.
  • Es más fácil resistir el estrés. En la vida siempre hay retos, decisiones difíciles que tomar y situaciones tensas que afrontar. Y el pensamiento positivo ayuda a que nos enfrentemos a esas situaciones en las que parece que no hay nada peor o que hemos tocado fondo. Pensar de manera positiva disminuye el estrés y hace que mantengamos la motivación en aquellos momentos en que pensamos que no vamos a lograrlo.

Lo más importante es hacer todo lo que esté en nuestra mano para ser felices y mantener una actitud positiva. Las cosas pueden torcerse, salir mal, podemos caer y podemos llorar. Pero después hay que levantarse y seguir adelante, y nunca quedarnos dentro de nuestra zona de confort ni dejarnos llevar por el pesimismo. Siempre hay que continuar y vivir.

Leave a comment

Your email address will not be published.