Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | consultaenpositivo@gmail.com

La Soledad

La Soledad

La soledad es un estado que se puede interpretar de dos maneras diferentes, que son estar solo y sentirse solo. El primero de ellos es común en todas las personas, ya que no siempre se está en compañía de otros.

Esta es una experiencia de soledad que puede disfrutarse y en muchas ocasiones resultar constructiva, ya que cuando se está en soledad se puede estar no haciendo nada y aún así sentirse bien. Es una oportunidad para pasear, meditar, estar en contacto con la naturaleza, descansar o tomar el sol sin otras personas que interfieran de alguna manera.

Muy diferente es el concepto de sentirse solo, porque esto puede ocurrir incluso estando físicamente acompañado. La sensación o sentimiento de soledad tiene más que ver con aislarse, con sentir que no se forma parte de algo, con tener la idea de que uno no le importa a los demás lo suficiente como para incluirlo en su entorno o en sus proyectos. Esta sensación de no pertenecer a algo lleva a la depresión, especialmente si al mismo tiempo uno se siente culpable de su propia soledad.

Y es una ilusión pensar que se está acompañado, porque en realidad son muchas las personas que están solas ya que crean vínculos que no son tan reales como piensan y por ello no saben lo que es una auténtica relación. Las relaciones verdaderas sólo las tienen aquellas personas con la suficiente madurez para librarse de las dependencias, hacerse cargo de sus problemas y responsabilizarse de sus acciones sin culpar a otros de sus errores.

Sólo con un desarrollo personal adecuado una relación, del tipo que sea, será duradera y no nos sentiremos solo al estar con esa persona o ese grupo.

Cuando estamos solos, podemos contactar con nosotros mismos y conocernos mejor, analizar si de verdad somos como queremos y si estamos haciendo lo que nos gusta. Cuando nos sentimos solos, es una señal de que algo no va bien y que algo debe cambiar para lograr sentirnos a gusto y felices.

Y entonces, debemos preguntarnos qué es lo que no estamos haciendo bien y qué es lo que deberíamos cambiar.

Leave a comment

Your email address will not be published.