Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | consultaenpositivo@gmail.com

¿Es incompatible tener pareja y amigos?

¿Es incompatible tener pareja y amigos?

¿Puede correr peligro una relación cuando se tienen amigos del mismo sexo que nuestra pareja? No debería. Pero si ocurre, ambos miembros de la pareja deberían reflexionar bien sobre ello.

La pareja no es algo de nuestra propiedad, y la persona con la que se mantiene una relación nunca es del todo perfecta ni puede darlo todo. Desgraciadamente esto es algo que en muchas ocasiones se queda en la teoría. Pero esto no significa que la relación pueda ser perfecta dentro de su imperfección.

Es habitual que se tenga la idea de que lo que es bueno o ideal para uno es la perfección, cuando no debería ser así. Como se suele decir, nadie es perfecto. Y es completamente posible convivir con las imperfecciones de nuestro/a compañero/a sentimental y tener una relación que sea duradera y sana.

En lo que respecta a la amistad, todos necesitamos tener amistades sin que su género o sexo suponga ningún problema. E incluso es muy saludable que algunas de nuestras amistades no sean comunes con nuestra pareja. Las amistades en común y las que tiene cada uno no son excluyentes.

Nuestra vida necesita tener riqueza en experiencias. Y mientras muchas de ellas nos la aporta nuestra pareja (especialmente si hemos sabido elegirla bien), muchas otras las aportan esas personas interesantes que conocemos con el tiempo y se convierten en amigas. Así mismo, siempre hay alguna experiencia en la que nuestra pareja puede no participar por no disponer de tiempo o por tener intereses diferentes.

En estas experiencias vitales uno de los principales ingredientes es la amistad, algo que nunca debemos perder por mucho que la pareja (quizá por celos) no se muestre conforme o porque nos acomodemos en nuestra relación. Que alguna de nuestras amistades se encuentre soltera tampoco debe ser un obstáculo, ya que la infidelidad tiene muchas razones, y muy diferentes, y no están relacionadas con la amistad.

Las relaciones de pareja deben ser relajadas, sin poner impedimentos a que ninguno de sus miembros tenga amistades, ya que la libertad es uno de los aspectos que aportan satisfacción y duración a una relación sentimental. Y no se debe renunciar a las amistades al tener una relación, porque son uno de los aspectos que más embellecen y enriquecen nuestra vida.

Los amigos complementan esas cosas que necesitamos y que nuestra pareja, por diferentes motivos, no puede darnos. Son nuestros confidentes a la hora de compartir algo de lo que no podemos hablar con nuestra familia o nuestra pareja, y nos aportan una visión compleja sobre nosotros mismos porque, por un lado, no son simples conocidos, y por otro lado pueden sacar algún matiz del que nuestra pareja o familia no se dan cuenta.

Cuidar las amistades y no perderlas siempre es importante, así como construir otras durante la vida.