Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | consultaenpositivo@gmail.com

Las fobias, un problema que nos limita

Las fobias, un problema que nos limita

Las fobias son temores irracionales y continuados sobre situaciones o cosas que limitan la manera de actuar de las personas y pueden llegar incluso a afectar a sus relaciones personales y con el entorno.

Una fobia no es lo mismo que un miedo, ya que éste os prepara para algo (real o no) que puede suceder, mientras que en el caso de las fobias las situaciones hipotéticas pueden bloquearnos.

Además, en el caso de las fobias se suele recordar el momento en el que todo empezó, y ese estímulo nos recuerda la angustia y el miedo experimentados entonces.

Entre lo que es el simple miedo, la ansiedad, y la fobia existen diferencias bastante claras. El miedo es una reacción propia de la evolución del ser humano que surge para alertar sobre un posible peligro y prepararnos para evitarlo o hacerle frente.

La ansiedad, por su parte, es una manera de reaccionar al miedo cuando se produce un acontecimiento, y determina cómo se analizará el problema y se valorará la forma de encararlo.

Por último, la fobia es un mecanismo que se desarrolla para tratar de evitar todo lo posible esas situaciones que causan la ansiedad mencionada, creyendo que limitar todo lo posible ese tipo de situaciones es la manera de evitar o superar ese mal trago. Pero lo único que se logra con esto es limitarse uno mismo, porque entonces no logra aprender a controlar y superar la situación.

Causas de las fobias
Generalmente las fobias se desarrollan durante la infancia y sus motivos son malas experiencias o sucesos traumáticos que provocan temor con el paso del tiempo por existir situaciones similares que la persona vive con ansiedad y trata de evitar. Un ejemplo es cuando un niño se encuentra de viaje en un tren que tiene problemas o está a punto de descarrilar, y la experiencia provoca que a partir de entonces le aterrorice viajar en tren.

En otros casos la causa de la fobia puede ser el entorno y los factores ambientales o genéticos, como es el caso de personas que adoptan las mismas fobias que sus progenitores.

Cómo tratarlas
El primer paso para tratar una fobia es diagnosticarla, para lo cual el especialista analiza el caso particular de la persona de manera que pueda determinar la mejor manera de solucionarlo.

Algunas terapias han demostrado ser efectivas según cada caso:

  • Terapia psicológica, en la que se utilizan generalmente técnicas de relajación que permitan controlar las emociones de manera adecuada.
  • Terapia conductual, enfocada a lograr hacer frente al problema de una manera paulatina y gradual.
  • Terapias cognitivas, destinadas a poder explicar el estímulo que el sujeto teme para sustituir los pensamientos negativos asociados por otros más agradables.
  • Fármacos, que ayudan a paliar la ansiedad, aunque deben ser complementados con la terapia.

Superar una fobia es algo que depende de uno mismo y del esfuerzo que se lleve a cabo para superar el problema. Con paciencia y trabajo, se pueden superar y se puede recuperar una mejor calidad de vida.